parecía un rimbaud sin cerebro



tags: Marc Almond